El Rayo y Vallecas: un equipo humilde entre los grandes y un barrio de primera

//El Rayo y Vallecas: un equipo humilde entre los grandes y un barrio de primera

El Rayo y Vallecas: un equipo humilde entre los grandes y un barrio de primera

Miguel Ángel Sánchez “Míchel” es un tipo de barrio. No tiene redes sociales, es muy casero y lleva toda la vida vinculado al club que le vio crecer: el Rayo. Un club humilde que vive anclado a su cantera, su mayor baluarte. Fue director de metodología en la cantera durante cinco años y siempre ha trabajado con el mismo equipo de trabajo.

Para él, lo más importante para conseguir aquello que uno se propone es el trabajo en equipo. Lo recalcó hasta en tres ocasiones. Al preguntarle qué tiene de diferente el club rayista, el entrenador expresa: “A nivel sentimental, llevas algo dentro que hace especial tu estancia aquí”. Y es que el modesto club madrileño ha sido siempre muy solidario, humilde y sin jugadores galácticos de talla mundial.

Y es que si hablamos de humildad, no hay otra persona que la represente mejor en este club que José Luis Martín “Ticho”. Es una de las cuatro personas que trabajan en el mantenimiento del club. Toda una vida dedicada al equipo de su barrio, con el objetivo primordial de semana tras semana “salir adelante”.

José Luis, emocionado, dejaba claro en una frase lo que distingue al Rayo de otros equipos: ”El mayor éxito del club hace 10 años era saber dónde se iba a entrenar el día siguiente”. Por eso es un club humilde, por eso es un club tan especial y distinguido entre los grandes colosos de Primera División. Pocos son los equipos con una progresión como la rayista.

El equipo del barrio de Vallecas siempre ha tenido una cosa muy clara: sin educación no se puede formar a buenos jugadores. De ahí, la Fundación Rayo Vallecano. Muchos clubes, como el Villareal, el Espanyol o el Osasuna han sido muy estrictos con los estudios. Muchos chavales se obsesionan con el fútbol desde muy pequeños y dejan a un lado la parte académica.

José Luis Guerra es vocal de esta fundación y de su cabeza han nacido ideas que han hecho mejor, si cabe, a este humilde equipo madrileño. En definitiva, estos tres personajes son personas bondadosas que han ayudado a que el Rayo sea un club muy querido en España. A Míchel “El niño”, ese niño criado en Vallecas, ídolo de la afición.

Kevin Marquina, alumno del Máster en Periodismo Deportivo MARCA – Universidad CEU-San Pablo 2018-19.

By | 2018-12-13T15:25:05+00:00 diciembre 13th, 2018|Periodismo|0 Comments