Tu web no me cabe en mi móvil

//Tu web no me cabe en mi móvil

Tu web no me cabe en mi móvil

Por José Luis Martín Vadillo.
Llegas al trabajo y enciendes el ordenador. Abres tu web. Ahí está: el diseño te convence, la edición es perfecta, la navegación intuitiva, los diferentes bloques temáticos tienen sentido… Pero algo falla. Y lo sabes. Sabes que el gesto que acabas de hacer, el de encender un ordenador y abrir el navegador, ya sólo lo hacen profesionales y empleados de oficina. Y cada vez menos. El público, tus lectores, te llevan en el bolso o en el bolsillo del pantalón. Entonces, ¿por qué seguimos haciendo contenidos para PC cuando los usuarios los consumen desde móviles?

La brecha no es pequeña. Producir contenidos para PC y después trabajar una versión móvil responsive equivale a escribir novelas para después traducirlas al lenguaje radiofónico: multiplicamos el trabajo y el resultado no puede ser tan brillante como debiera.

En España, el sorpasso mobile se produjo en 2017: los principales medios ya tienen más lectores desde smartphone que desde PC. La revolución que se suponía que traerían las tabletas nunca se produjo. La imagen del difunto Steve Jobs levantando el iPad como si fueran las tablas de Moisés caló en muchos sectores, pero la realidad dice que apenas suponen el 10% del tráfico de las grandes webs. Los móviles, sin embargo, ya superan el 50% de visitas entre semana y se disparan los fines de semana hasta más del 70%. En esos días, no llega a un 20% la parte de lectores que se toma la molestia de encender un ordenador. Y, según las tendencias, en un año ese porcentaje se reducirá a la mitad.

La evolución es más imparable si nos fijamos en las franjas de menor edad, según el Digital News Report de 2017: entre los 18 y los 24 años, el 61% prefiere el móvil para acceder a las noticias; y en la franja de los 25 a los 34 la cifra es del 51%.

Ante este panorama, ¿qué deberíamos hacer los profesionales de los medios de comunicación?

1. Utilizar editores móviles como herramienta de referencia. La home no está muerta, pero hemos de pensar en la home que realmente nos interesa, la de los móviles. ¿Por qué no se hace? Por falta de recursos tecnológicos y humanos y por pereza mental. Al igual que los periodistas tradicionales piensan que una portada de periódico impreso es “la” portada, los editores web dan más importancia a la homepage tradicional. Aún así, muchos medios utilizan visualizadores para la versión móvil.

2. Adaptarnos al usuario. Una pregunta que hago habitualmente a los alumnos del Máster Oficial en Edición, Producción y Nuevas Tecnologías Periodísticas (EL MUNDO) es: ¿dónde lees noticias en el móvil? Las respuestas suelen ser “esperando el autobús”, “entre clase y clase” o “en la peluquería”. La siguiente pregunta es: ¿cuándo dejas de leer esas noticias? La respuesta es siempre la misma: cuando llega el autobús, cuando comienza la siguiente clase o cuando acaba la peluquera. Con independencia del contenido. Ante esta realidad, no queda más remedio que generar contenidos aptos también para consumo fragmentado, despiezado en partes que se puedan consumir de forma autónoma, con vídeos cortos…

3. Crear piezas informativas pensadas para ser consumidas esencialmente desde el móvil. Porque no podemos abusar de las tarifas de datos de los usuarios con vídeos de cinco minutos cuando los podemos resumir en uno. Ni alargar los textos hasta convertirlos en una larga serpiente en blanco y negro que se desliza por la pantalla del smartphone.

José Luis Martín Vadillo. Jefe de sección en elmundo.es. Profesor de Web y Comunicación Hipertextual en el Máster Oficial en Edición, Producción y Nuevas Tecnologías Periodísticas (EL MUNDO)

By | 2018-04-06T15:55:27+00:00 marzo 14th, 2018|Marketing y Comunicación|0 Comments