La VI Jornada de Periodismo Medioambiental de la Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editorial se convirtió un año más en foro de debate sobre la actualidad del sector

Coral García Dorado y Vivian Pavón

El planeta Tierra se calienta, los ríos se secan, los bosques sufren incendios cada vez más virulentos, la diferencia térmica entre épocas del año se altera y especies de fauna y flora se extinguen. Y lo sabes. Esta conciencia del entorno y consecuente angustia por no poder detener los efectos de cambio climático se denomina solastalgia. 

El término fue acuñado por primera vez en 2005 por el filósofo australiano Albrecht Glenn. Solastalgia es la fusión de las palabras en latín “solacium” o consuelo y “algia”, dolor. Su antónimo, según Glenn, es la topofilia, un sentimiento de paz y amor al entorno en el que crecimos y vivimos. 

En plena víspera de la Cumbre Mundial del Clima (COP25), que se celebrará en Madrid desde el 2 hasta el 13 de diciembre, tuvo lugar el pasado martes la VI Jornada de Periodismo Medioambiental organizado por El Mundo y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editorial. El acontecimiento se desarrolló en el espacio de coworking Impact Hub Madrid y contó con el patrocinio del grupo Inditex.

En esta nueva edición profesionales de la salud y el impacto medioambiental, empresarios y periodistas, debatieron acerca de la importancia de concienciar a la sociedad, en especial a los negacionistas, de la gravedad de la crisis climática y del papel “imprescindible” que juegan los medios de comunicación en el tema. Rafael Moyano, director adjunto de El Mundo presentó el evento y resaltó la gran responsabilidad de los periodistas en  “ayudar a entender este debate y no caer en la frivolización de las informaciones”.

La conferencia fue inaugurada por Álvaro de Torres Suárez, director del Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) en el Ministerio para la Transición Ecológica. Este organismo trata de impulsar la responsabilidad ciudadana sobre medio ambiente desde 1987, tras la aprobación de la Ley de Impacto Medioambiental.

Según Torres, existen tres retos fundamentales que los periodistas debemos combatir para concienciar a la sociedad de la terrible crisis climática por la que atravesamos. Estos desafíos serían: enfocar los mensajes para el público no convencido de la problemática; no caer en la banalización de las informaciones y evitar el colapso informativo que genera el denominado “eco-estrés”. El director del CENEAM también señaló la necesidad de abordar  “nuevos problemas con nuevas soluciones”.

Teresa Guerrero, responsable de la sección de Ciencia de El Mundo, condujo toda la jornada y moderó las dos mesas redondas. La  primera mesa redonda contó con la participación de Elena Fernández, directora de Relaciones Internacionales y Sostenibilidad del grupo Correos; Cristina Linares Gil, doctora en Medicina y Salud Pública y Alfred Vernis, director de sostenibilidad del grupo Inditex. 

Según Linares, el calentamiento global “intensifica y distribuye los problemas de salud convirtiéndose en una amenaza a la que se ha restado importancia”.   Durante su intervención, recalcó el aumento de personas que sufrían solastalgia y otros síntomas de ansiedad relacionados con las consecuencias directas de la crisis climática.

Vernis y Fernández pusieron énfasis en el fomento de la economía circular y en la “implicación de las empresas en asumir responsabilidad en el asunto mediante el uso de nuevas tecnologías y la apuesta por energías renovables”. 

La segunda mesa estuvo formada por las periodistas Sara Acosta, fundadora de Ballena Blanca y Laura Chaparro, de Maldita.es; y el director de EFE Verde y Futuro Arturo Larena. En el debate se ahondó en la necesidad de informar al lector de manera clara y concisa, “menos datos y más historias”. Para ello, Acosta reivindicó la formación de redacciones especializadas en asuntos de medioambiente y la necesidad de que “haya libertad para publicar sobre estos temas”. Los tres estuvieron de acuerdo en que el periodismo medioambiental está cada vez más presente en los medios; no obstante, puntualizaron que necesitan de una “audiencia que los apoye”.

Carlos Fresneda, corresponsal de El Mundo en Londres, clausuró el encuentro contando su experiencia en varias cumbres mundiales sobre el medio ambiente. Fresneda reiteró la necesidad de un cambio de narrativa en las informaciones sobre medio ambiente ya que “en el pasado, los medios de comunicación no supieron contar la crisis por la que atravesaba el planeta”. Fresneda quiso recalcar la aparición de Greta Thunberg; calificó como  “primordiales” las acciones de la joven activista sueca de cara a todos los movimientos medioambientales que están surgiendo. La activista que se encuentra de camino a Madrid para asistir a la COP25, viajó en un catamarán desde Estados Unidos a Lisboa. 

El planeta se encuentra expectante ante los nuevos retos en materia medioambiental  que los participantes de la cumbre pondrán sobre la mesa en Madrid. Ésta es una transición entre el Acuerdo de París y la cumbre de Glasgow de finales de 2020, que marcará la agenda informativa las próximas semanas. Información para afrontar los nuevos retos, fomentar la topofilia y no caer en solastalgia.

 

*Artículo escrito por dos alumnas del Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización y editado por la dirección del título propio.